Trucos para estudiar en verano

¿A quién le apetece estudiar en verano? Las tardes de terraza, el calor, la piscina o la playa, los amigos que se van de vacaciones,... Y tú.. a hincar los codos mientras ellos disfrutan. No es una tarea fácil.

Copias Prado queremos darte una serie de trucos para que esudiar en esta época del año tan apetitosa para procrastinar no se convierta en un obstáculo para atender a tus quehaceres. ¡Atento!

Planificación

No te agobies con planear todo al dedillo. Simplemente establécete una rutina y organízate bien: horarios, días de estudio, días libres, comprar todo el material que vas a necesitar,... Ten todo a mano para no perder tiempo en  ponerte a estudiar.

Lugar de estudio 

Coloca tu lugar de estudio en un espacio agradable y, a poder ser, fresco. Recuerda que vas a estar muchas horas sentado en el mismo sitio por lo que debe ser un lugar cómodo donde reine la paz, puedas concentrarte y no te distraigas. Debes ser productivo para rendir en los días de estudio y disfrutar de los días de descanso sin preocupaciones.

En las horas más altas de calor aprovecha a realizar un pequeño descanso. Las altas temperaturas son agobiantes y más para estudiar. También puedes servirte de un ventilador que mantenga el habitáculo y a ti fresco. Esto te ayudará a concentrarte. 

Bebe mucha agua y come bien

El agua ayuda a concentrarse. Hidrátate contínuamente durante el día y mientras estudias. Principalmente, las épocas de estrés unidas a las altas temperaturas exigen más ingesta de agua. Convierte en rutina tener en tu mesa de estudio una botella de agua fresquita. 

La alimentación también es otro aspectoa tener en cuenta. Una dieta equilibrada es importante para los estudiantes. Sigue un horario rutinario de comidas, no te excedas comiendo para no tener sensación de empacho ya que esto motiva el cansancio. Centra tu alimentación en proteínas, vitaminas, carbohidratos y grasas saludables, ya que aumentará tu energía y productividad.

Una dieta equilibrada potencia la memoria, aumenta la capacidad de concentración y te hace sentirte bien por lo que obtendrás mejores resultados en el rendimiento académico. 

Sigue tu rutina

Es frustrante marcarse un objetivo y no cumplirlo. Diseñar una rutina y no seguirla siempre te traerá remordimientos de conciencia, angustia y, por tanto, desconcentración. Márcate una meta diaria que sepas que vas a poder cumplir.

Busca tu momento. Aquel del día en el que más rindas y resérvalo para estudiar. No descuides el deporte. ¡Inclúyelo! 30 minutos al día de ejercicio te ayudará a sentirte activo, al mismo tiempo que te aportará beneficios para tu salud física y mental. Además, te ayudará a evadirte por un rato y retomar tu tarea con más ganas. 

Calidad, no cantidad

¡Nadie ha dicho que no disfrutes del verano! Importa más la calidad de tu jornada de estudio que la cantidad. Estudia día a día, pero también tómate tu tiempo de descanso haciendo lo que más te apetece. ¡Es verano! y después de la pandemia sanitaria que hemso vivido, también te toca disfrutar. 

Parece que sí, pero disfrutar del verano y estudiar no son cosas totalmente incompatibles. Cuanto mejor te organices y te concentres… ¡más fácil será disfrutar después de los ratos de recompensa!

Desconectar y relajarse es igual de importante que llevar un buen estudio.

0
Feed

Dejar un comentario