¿Por qué no coincide el color de mi pantalla con el de la impresión?

Para poder controlar mejor el color de nuestro documento impreso, lo primero que debemos de tener en cuenta es dónde vamos a imprimir. Porque según el lugar donde se realice la impresión debemos preparar el archivo de una forma u otra. Existen tres opciones: CMYK, RGB y Pantone.​​​​​​​

CMYK (Cyan, Mangenta, Yellow, Black):

Son para impresión profesional. Las máquinas de las imprentas trabajan con estos 4 canales. Esto tampoco te asegura completamente que la pantalla coincida con el resultado de la impresión. Además, existen factores que pueden afectar también al color como tener bien calibrada tu pantalla o como el tipo de papel utilizado. 

RGB (Red, Green, Blue):

Se usan en medios digitales, por lo que si quieres subir una imagen de archivo a Instagram o Facebook, este es el mejor modo. Y si quieres imprimir el archivo en casa o en cualquier copistería, también estás en el modo correcto.

Tintas planas (Pantone)

Es el único método por el que el color será exacto o al menos muy parecido. Pantone es una compañía que ha definido más de 1.100 colores con un número único. Dicho número es el que hace que sea exactamente igual en cualquier lugar. Y para el problema del cambio de color en función del brillo de las pantallas, existen unas pantoneras, donde puedes ver el tono exacto.

image-1068376-magnifying-glass-541625_1280-16790.jpg

Archivos